Esporas de hongos prehistóricos revelan dos “olas” de extinción en Colombia

0 Comments


Txistieron dos oleadas de extinciones de grandes animales en los Andes colombianos, según un estudio recién publicado sobre esporas de hongos identificadas en muestras de sedimentos.

Las especies de hongos coprófilos (“amantes del estiércol”) crecen en las cacas de los animales. Las esporas de los hongos coprófilos son consumidas accidentalmente por los herbívoros junto con la vegetación, atraviesan el intestino y son excretadas junto con la materia vegetal. Los hongos crecen entonces en el montón de heces y liberan sus esporas a los alrededores para iniciar de nuevo su ciclo vital.

Cuando se identifican esporas de hongos coprófilos en muestras de sedimentos, indican la presencia de animales grandes (esta megafauna pesa más de 45 kg) en un lugar y una época determinados, ya que necesitan animales grandes para desarrollarse.

Los coautores del estudio, Felipe Franco-Gaviria e Ismael Espinoza recogen muestras de sedimentos en Monquentiva, Colombia. (Crédito: J. Oughton / Universidad de Exeter)

El equipo de científicos analizó núcleos de sedimentos que recogieron en una turbera del Pantano de Monquentiva, situado a unos 60 kilómetros de Bogotá, Colombia, en las montañas de la Cordillera Oriental. Descubrieron que los grandes animales se extinguieron localmente en este lugar en dos ocasiones: primero, hace unos 23.000 años y, de nuevo, hace unos 11.000 años. Cada extinción tuvo graves impactos en el ecosistema que fueron visibles en las muestras de sedimentos.

F I G U R A 1 | Ubicación del lugar del estudio. (A) Mapa del Pantano de Monquentiva (polígono verde), Colombia (cuadrado rojo). La estrella negra muestra la ubicación del sitio de extracción de testigos. (doi:10.1017/qua.2022.66)

Estos hallazgos nos sirven hoy de poderosa advertencia porque la actual crisis de biodiversidad y el acontecimiento de extinción masiva transformarán ecosistemas enteros que sustentan y sostienen tanto a la vida salvaje como a los seres humanos.

“Sabemos que los grandes animales, como los elefantes, desempeñan un papel vital en la regulación de los ecosistemas, por ejemplo comiendo y pisoteando la vegetación”, explica la autora principal, la geógrafa física Dunia Urrego, profesora titular del Universidad de Exeter, dijo en un comunicado.

Tags: , , , , , , ,